Cofinanced by:
Compete Logo Portugal 2020 Logo União Europeia Logo

Monasterio de Batalha

Uno de los lugares más fascinantes de la Península Ibérica.

Cerca del lugar donde se levanta el Monasterio de Batalha tuvo lugar el día 14 de agosto de 1385 un acontecimiento decisivo para la consolidación de la nación portuguesa: D. João, Maestre de Avis y futuro rey de Portugal, venció a los ejércitos castellanos en la batalla de Aljubarrota. Esta victoria puso fin a una crisis dinástica que se arrastraba desde 1383, a la muerte del rey Fernando, cuya única hija estaba casada con el rey de Castilla, pretendiente al trono de Portugal.

D. João dedicó el monasterio a la Virgen María, a la que había invocado para que intercediera por su triunfo y la donó a la Orden Dominicana, a la que pertenecía su confesor. Este fue el origen del nacimiento de una obra cuya construcción se prolongaría durante casi dos siglos y que dio lugar a uno de los monumentos góticos más fascinantes de la Península Ibérica. La construcción del monasterio encarnó también la consagración de João I como rey de Portugal, asumiéndose así como símbolo de la nueva dinastía legitimado por la voluntad divina.

Su valor arquitectónico y su significado histórico motivaron la clasificación del monumento por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1983.

La construcción abarcó siete reinados de la segunda dinastía (1385-1580) e involucró a un amplio equipo de maestros albañiles de gran nivel, tanto nacionales como extranjeros, que fueron dirigidos inicialmente por Afonso Domingues hasta su fallecimiento en 1402. Durante este período, se levantó parte de la iglesia y el claustro real. Le sucedió el Maestro Huguet, inglés, que hasta 1438 completó la iglesia, construyó la capilla del fundador y comenzó el panteón de D. Duarte. Entre 1448 y 1477, Fernão de Évora diseñó el claustro de Afonso V y, ya en el siglo XVI, Mateus Fernandes fue el responsable de las Capillas Inacabadas.

El monasterio alberga el núcleo más importante de vidrieras medievales portuguesas, que se pueden admirar en la Capilla Mayor y en la Sala Capitular. La nave central de la iglesia se eleva a 32,5 metros y se apoya sobre ocho columnas a cada lado. Además de las capillas y los claustros, se puede visitar el dormitorio, el refectorio y la cocina del monasterio.

La plaza que se encuentra en el exterior estuvo ocupada en gran parte por el Claustro de João III. Incendiado durante las Guerras Napoleónicas, fue demolido con motivo de las obras de restauración llevadas a cabo a mediados del siglo XIX. A mitad de la plaza se puede apreciar una lápida que reproduce las siglas de varios albañiles y marca el lugar de la antigua Iglesia de Santa Maria la Vieja, el templo primitivo donde los constructores del monasterio asistían a los servicios litúrgicos.

Uno de los lugares más fascinantes de la Península Ibérica.

Cerca del lugar donde se levanta el Monasterio de Batalha tuvo lugar el día 14 de agosto de 1385 un acontecimiento decisivo para la consolidación de la nación portuguesa: D. João, Maestre de Avis y futuro rey de Portugal, venció a los ejércitos castellanos en la batalla de Aljubarrota. Esta victoria puso fin a una crisis dinástica que se arrastraba desde 1383, a la muerte del rey Fernando, cuya única hija estaba casada con el rey de Castilla, pretendiente al trono de Portugal.

D. João dedicó el monasterio a la Virgen María, a la que había invocado para que intercediera por su triunfo y la donó a la Orden Dominicana, a la que pertenecía su confesor. Este fue el origen del nacimiento de una obra cuya construcción se prolongaría durante casi dos siglos y que dio lugar a uno de los monumentos góticos más fascinantes de la Península Ibérica. La construcción del monasterio encarnó también la consagración de João I como rey de Portugal, asumiéndose así como símbolo de la nueva dinastía legitimado por la voluntad divina.

Su valor arquitectónico y su significado histórico motivaron la clasificación del monumento por la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad en 1983.

La construcción abarcó siete reinados de la segunda dinastía (1385-1580) e involucró a un amplio equipo de maestros albañiles de gran nivel, tanto nacionales como extranjeros, que fueron dirigidos inicialmente por Afonso Domingues hasta su fallecimiento en 1402. Durante este período, se levantó parte de la iglesia y el claustro real. Le sucedió el Maestro Huguet, inglés, que hasta 1438 completó la iglesia, construyó la capilla del fundador y comenzó el panteón de D. Duarte. Entre 1448 y 1477, Fernão de Évora diseñó el claustro de Afonso V y, ya en el siglo XVI, Mateus Fernandes fue el responsable de las Capillas Inacabadas.

El monasterio alberga el núcleo más importante de vidrieras medievales portuguesas, que se pueden admirar en la Capilla Mayor y en la Sala Capitular. La nave central de la iglesia se eleva a 32,5 metros y se apoya sobre ocho columnas a cada lado. Además de las capillas y los claustros, se puede visitar el dormitorio, el refectorio y la cocina del monasterio.

La plaza que se encuentra en el exterior estuvo ocupada en gran parte por el Claustro de João III. Incendiado durante las Guerras Napoleónicas, fue demolido con motivo de las obras de restauración llevadas a cabo a mediados del siglo XIX. A mitad de la plaza se puede apreciar una lápida que reproduce las siglas de varios albañiles y marca el lugar de la antigua Iglesia de Santa Maria la Vieja, el templo primitivo donde los constructores del monasterio asistían a los servicios litúrgicos.

Leer más > Leer menos
Dirección:

Largo de Santa Maria da Vitória, 2440-109 Batalha

Teléfono:

+351 244 765 497/

Correo electrónico:

geral@mbatalha.dgpc.pt /

Página web:

Monasterio de Batalha/

Horario:

16 de octubre a 31 de marzo 09:00 - 18:00 (última entrada 17:30). 1 de abril a 15 de octubre 09:00 - 18:30 (última entrada 18:00). Entrada individual: 6 €. Entrada conjunto Ruta del Patrimonio (Alcobaça, Batalha, Convento de Cristo): 15 €. Entrada especial: visitantes con 65 años o más (debidamente identificados) - 50 %; tarjeta de estudiante - 50 %; entrada familiar -50 %.

Día(s) de cierre:

1 de enero, domingo de Pascua, 1 de mayo y 24 y 25 de diciembre.

Caminhos da Fé
Obrigado!
Loading
Por favor aguarde...